¿Qué es acuicultura? << volver

Pescado ultracongelado versus pescado fresco

Muchas personas valoran al pescado fresco por encima del pescado congelado cuando van al mercado, pero si uno les pregunta la razón, no saben formular una respuesta. Los consumidores están dispuestos a pagar el doble por un kilo de pescado no congelado ignorando las opciones comparables en el sector de congelados, algo que nunca harían con cualquier otro producto. Hoy vamos a examinar más en detalle algunos de los conceptos erróneos en torno al pescado fresco y el congelado.

¿Es el pescado fresco la opción sana?

Muchos opinan que el proceso de congelar el pescado tiene como consecuencia una pérdida de los nutrientes esenciales, pero esto no debería ser la verdadera consideración. De hecho, el método de preparación o cómo se decide cocinar el pescado tiene un efecto mucho mayor sobre la pérdida de nutrientes que el proceso de congelado.

¿Nunca se congela el pescado fresco?

Otro concepto erróneo común es creer que el pescado fresco nunca ha sido congelado, lo cual es raramente el caso.  La mayor parte del pescado proveniente de la pesca comercial se congela casi inmediatamente después de capturado o se empaca en hielo compactado en el casco del barco para preservar su frescura. Las plantas de procesado a menudo tienen que descongelar el pescado antes de poder procesarlo (cortarlo, descamarlo, deshuesarlo, etc.) y volver a congelarlo para su transporte.

¿Es más seguro el pescado fresco?

La inocuidad alimentaria debería ser el gran tema a considerar cuando se compra cualquier producto, pero es una cuestión delicada y puede variar según el lugar. Aún el pescado fresco certificado que se vende en la costa cerca de un puerto puede no haberse obtenido de un lugar cercano a ese mercado. La contaminación bacteriana es un problema mucho mayor en el pescado fresco que se ha transportado largas distancias que el pescado congelado transportado desde más lejos.

¿Cómo puedo saber el origen de mi pescado?

Cuando sale a comprar pescado para su hogar, debe saber que la industria acuícola y las prácticas sostenibles han redefinido la forma en que llega el pescado al mercado. Ahora, más que nunca, es más fácil saber de dónde proviene el pescado y conocer el punto de origen de los productos de mar. La página web de Acuicultura certificada GLOBALG.A.P.: www.ggn.org es un recurso invaluable que ofrece transparencia en lo referente a la cadena de custodia de su compra.

¿Cómo sé la manera en que se produjo mi pescado? 

Cuando un pescado/marisco de cría cuenta con certificación GLOBALG.A.P., esto significa que se verificaron todos los pasos de la producción, desde la reproducción hasta la forma en que crece el pez/marisco. Esto abarca el bienestar de los animales, considerando además el medio ambiente y la inocuidad alimentaria para los consumidores.

Inocuidad alimentaria: pescado fresco versus congelado

Desde el punto de vista de la inocuidad alimentaria, o la nutrición, el pescado congelado no es inferior al pescado fresco en ninguna de las dos categorías. Sin embargo, su elección entre pescado fresco o congelado debería basarse en cuándo piensa cocinarlo. Si no piensa cocinar el pescado inmediatamente, como mínimo a dos días de la compra, su primera opción debería ser comprarlo congelado. La medida más prudente con respecto a la inocuidad alimentaria es evitar la contaminación cruzada separando el pescado crudo (ya sea fresco o congelado) de cualquier alimento listo para comer que pueda albergar bacterias, como pueden ser las frutas y hortalizas frescas o los productos lácteos. Cuando guarde el pescado congelado, recuerde envolverlo bien en plástico o papel aluminio para prevenir el contacto con los otros alimentos. 

No importa cuál sea su decisión final con respecto a la elección entre pescado fresco o congelado, ha elegido uno de los alimentos más nutritivos en la góndola del supermercado. Disfrute de su delicioso pescado y hágalo una parte normal de su planificación semanal.