Los tipos más importantes de acuicultura

La cría controlada de organismos que viven en el mar, da alimento desde hace milenios a personas que viven en África, Europa y Asia. Los tipos más importantes van desde la piscicultura tradicional hasta sistemas de flujo circular cerrado e independientes del entorno. Aunque la acuicultura moderna es uno de los ámbitos de mayor crecimiento en la agricultura, a nivel mundial, una gran parte de los peces de piscifactoría proviene de instalaciones pequeñas, a menudo familiares, de Asia.

Sistemas de flujo
Especies: Trucha, tilapia, lubina

Un sistema de flujo se compone de un conjunto natural o artificial de tanques y cauces de agua, por el que fluye continuamente agua dulce. Está especialmente indicado para especies de peces cuyo hábitat natural es la corriente de agua o las que necesitan agua con alto contenido de oxígeno.

El agua que fluye por los tanques puede bombearse a través de lagos naturales vecinos o también puede desviarse de los ríos. El desagüe puede realizarse desviando o bombeando agua de la salida de la instalación hacia el agua de entrada. El cambio continuo de agua con un alto contenido constante de oxígeno mejora las condiciones de vida, lo que permite la crianza de más peces que en el mismo espacio de un estanque.

Para evitar el perjuicio que los restos de comida y excrementos de animales pudieran causar al agua de entrada, antes de hacer el desvío del agua residual a la limpia, ésta se volverá a tratar.

Cercados de mallas
Especies: Dorada, bacalao, salmón, tilapia, lubina

Los cercados de malla o de jaula se utilizan en todo tipo de aguas naturales. Se usan en estanques, ríos, bahías marinas e incluso en alta mar. El origen de la explotación en cercados está en la tenencia por poco tiempo (acondicionamiento) del pescado para la posterior venta. Los cercados permiten la cría de los peces en un entorno natural y en constante cambio del agua ambiental. Ello facilita la alimentación, el control y la cosecha. En esta forma de cría, los metabolitos de los peces, restos de comida y medicamentos que haya podido tomar van directamente al agua del entorno y pueden influir en el ecosistema.

Los cercados de jaula y de malla están muy expandidos en todo el mundo. Sin embargo, los tipos de instalación son muy diferentes en cuanto a las medidas, forma y materiales utilizados.

Muchas granjas en Asia son pequeñas instalaciones familiares, con cercados hechos de bambú y que contienen entre 10 y 150 m³ de agua. En contraposición, las modernas granjas de salmón de Noruega o Sudamérica son básicamente construcciones de acero o circulares y de plástico, con unas profundidades de red de entre 10 y 40 metros y un volumen de entre 3,000 y 40,000 m³. Incluso hay jaulas hexagonales y octogonales con diámetros de entre 12 y 50 metros, por ejemplo para la cría en Turquía de lubina y dorada.

Sistemas cerrados de recirculación
Especies: tilapia, lubina, esturión, camarón

Los sistemas de recirculación cerrados son prácticamente autárquicos y se componen de una combinación de tanques y sistemas de filtros a través de los cuales, el agua de desagüe se trata constantemente y se devuelve a los tanques de cría. Debido a esa independencia de las fuentes naturales de agua, son los que menos interaccionan con el medio ambiente, siempre y cuando su construcción no se interponga en el entorno.

En estos sistemas de recirculación, se bombea el agua añadiéndole constantemente oxígeno.  Entre el desagüe y la nueva afluencia, el agua atraviesa un filtro mecánico que elimina restos de comida y excrementos. A continuación, un filtro biológico y una espumadera de proteínas extraen los restantes metabolitos.

Los sistemas cerrados de recirculación son más caros que los otros, debido a su complejidad técnica. Pero por otro lado ofrecen la posibilidad de una cría ecológica de animales marinos casi en cualquier sitio y con un impacto mínimo en el medio ambiente.

Una forma especial de acuicultura en sistemas de recirculación es la aquaponia. Es una combinación de acuicultura e hidroponia (cultivo de plantas sin tierra) y dispone no sólo de un circuito cerrado de agua, sino también de uno de nutrientes. En ellos, el agua de desagüe de la piscicultura, se lleva a los cuadros de plantas que se usa como nutriente para las plantas útiles, como por ejemplo tomates, albahaca o berenjenas. Están en un substrato vegetal inorgánico, como grava o gránulos de arcilla. Las plantas y el substrato filtran el agua lo suficiente como para poder verterla directamente en el tanque de peces sin otro tratamiento.

Cría de moluscos
Especies: Mejillones, ostras

La cría de moluscos tiene lugar en acuicultura marina. Los moluscos viven, al igual que sus parientes salvajes, del plancton que hay de forma natural en el agua. Por eso no es necesario añadir nutrientes.

Los métodos más usados para la cría de moluscos son el cultivo de suelos, la cultivación en colectores artificiales (por ejemplo cultivo de palangre) y la crianza en morriones y barcinas. En el cultivo de palangre, las cuerdas de plástico sirven de material adhesivo para las larvas de ostra. Estas cuerdas están en posición vertical en el agua y se fijan en la superficie y en el suelo con cría en morriones y barcinas.. Las semillas de los moluscos (spats) se adhieren a los colectores artificiales, donde permanecen todo el tiempo como una posición fija y crecer hasta tamaño de cosecha.

Especies dominantes: Carpa, trucha, lucioperca, pangasio, camarón / gamba
Vorherrschende Arten: Karpfen, Forelle, Zander, Pangasius, Shrimps/Garnelen
Teichwirtschaft

Las piscicultura en estanques es la forma de acuicultura más antigua y a día de hoy la más extendida en el mundo. Su amplia gama va desde el uso de aguas naturales, hasta estanques parcial o totalmente artificiales para la cría de peces o crustáceos. Estas instalaciones de estanque se explotan en todas las medidas, tanto por empresas familiares, como a gran escala y cubren todos los grados de crianza intensiva y extensiva.

En la piscicultura europea en estanques, los estanques o piscinas artificiales definen la cría de peces. Tradicionalmente se cultivan en ellos peces adaptados a aguas tranquilas, tales como carpas, lucios, luciopercas o siluros. Con un poco más de sofisticación, es posible cultivar trucha en estanques, como transición a los sistemas de flujo.

Los estanques tradicionales disponen de suministros de agua y de desagüe, pero debido a la densidad animal casi no necesitan reposición de agua. También en Alemania, los estanques, normalmente, se ocupan de forma extensiva, de forma que la oferta natural de alimentos que existe cubre en gran parte las necesidades de los peces.

En una crianza intensa (muchos peces en poco espacio), puede aumentar mucho la necesidad de reposición de agua. El aumento del consumo de oxígeno, de los excrementos y de restos de alimento provocados por la necesidad de complementar la alimentación pueden comprometer seriamente la calidad del agua. Por eso se tiene que cambiar regularmente el agua o airearla artificialmente para disminuir el riesgo de enfermedades y el uso de antibióticos u otros tratamientos.

Los peces de agua dulce tales como trucha, salvelino o tímalo, que necesitan agua corriente con un gran porcentaje de oxígeno, se crían normalmente en estanques longitudinales con flujos sin interrupción y con diferentes zonas de corriente (Véanse también los sistemas de flujo). A menudo se alimenta a los peces de forma artificial - mayoritariamente con comida preparada industrialmente, los llamados pellets. Las grasas y proteínas que contienen para los peces carnívoros, se obtienen de aceite y harina de pescado. Ambos proceden de la pesca salvaje o, tal como se hace en la cría ecológica de truchas, de los restos de pescados de mesa.