Acuicultura << volver

¿Falló la certificación con el Pangasius?

El Pangasius (Pangasianodon hypophthalmus) es un pez criado en granjas acuícolas en Vietnam, popular por su sabor suave y por su bajo costo en comparación con otras especies. En 2016 las exportaciones vietnamitas de Pangasius de cría se evaluaron en USD 1,71 mil millones (las ventas a Europa se evaluaron en USD 260,9 millones y las ventas a EE.UU. se evaluaron en USD 387,4 millones)1. El Pangasius representó aproximadamente el 10% de todos los productos de acuicultura certificada en 2015.2 El Aquaculture Stewardship Council (ASC) estima que el 20% del sector productor de Pangasius en Vietnam cuenta con certificación ASC. Aún así, el martes 24 de enero de 2017, el Grupo Carrefour (con sede en Francia) tomó la decisión de descontinuar la venta de Pangasius en sus tiendas en Bélgica y en sus puestos de venta de pescado fresco en Francia, Italia y España. Tras este comunicado, algunos minoristas en Italia también decidieron eliminar o restringir la venta de productos de Pangasius y los colegios en España decidieron sacar el Pangasius de los almuerzos escolares. En su comunicado de prensa Carrefour declaró, “…aunque Carrefour tiene la absoluta certeza de que la calidad del Pangasius que ha estado vendiendo es intachable, el impacto que estas granjas están teniendo en el medio ambiente no se puede controlar (contaminación del agua generada por grandes cantidades de excremento y restos de comida)”3.  Ante esta afirmación, ¿ha fallado la acuicultura certificada en lo que respecta al Pangasius vietnamita? Analicemos esto desde dos perspectivas: el contexto y el rol de la certificación en la acuicultura y el contenido de los esquemas de certificación en acuicultura.

El Principio de Pareto (la regla del 80/20) afirma que el 20% de una población determinada produce el 80% de los resultados. Utilicemos este principio para examinar el contexto de la acuicultura certificada y el sector del Pangasius de cría en Vietnam. Para hacerlo debemos empezar con algunas suposiciones. Primero, si imaginamos el sector de producción de Pangasius como una curva de campana, aquellos en el 20% inferior (los de bajo rendimiento) son responsables del 80% del impacto negativo (e.g. contaminación en el agua). Segundo, usando la misma analogía de la curva de campana, aquellos arriba del 80% (los de mejor rendimiento) son responsables por la mayor reducción de los impactos negativos. El objetivo es convertir las prácticas irresponsables de aquellos por debajo del 80%, que son los que tienen un desempeño promedio pobre, en las prácticas responsables de los de mejor rendimiento. Esta es una función importante de la certificación en acuicultura. Los esquemas de certificación en acuicultura proporcionan un marco de referencia para la implementación de prácticas responsables. Aquellas granjas que adoptan las prácticas responsables (por ejemplo las de mejor desempeño) pueden obtener certificación, que es un requerimiento básico para el acceso a los mercados. Estas granjas certificadas se convierten entonces en líderes por su ejemplo y proporcionan un incentivo para las granjas no certificadas (el otro 80%) a mejorar su rendimiento.

Ahora, tomemos un ejemplo concreto para agregar contenido de un esquema de certificación en acuicultura. Al igual que las normas exigen que los agricultores terrestres gestionen los impactos negativos de los sistemas de producción de ganado, tales como el estiércol, las normativas también exigen que las empresas acuícolas gestionen los afluentes (agua que fluye de los estanques de cría) y la eliminación de sedimentos. Los esquemas de certificación en acuicultura requieren como mínimo el cumplimiento de las normativas e imponen rigurosas restricciones adicionales para asegurar que sedimentos tales como el excremento y los alimentos para peces sean eliminados adecuadamente. Un método es el estanque de sedimentos, donde los desechos sólidos de los efluentes de los estanques se asientan y se recogen. Entonces, al igual que el estiércol de los animales terrestres, este material se puede utilizar de forma sostenible como fuente de fertilizante rico para la agricultura o se puede eliminar de una manera amigable con el medio ambiente.

Cuando se cría en forma responsable, el Pangasius puede ser respetuoso con el medio ambiente y ofrece proteína nutritiva e inocua a un precio atractivo. Con esto en mente, desde 2009 el programa de certificación GLOBALG.A.P. para acuicultura ha estado apoyando al sector acuícola de Vietnam en la adopción y la implementación de prácticas responsables. En menos de una década la certificación en acuicultura ha hecho un avance real y substancial en el sector del Pangasius vietnamita, sin embargo aún queda mucho trabajo por hacer con el restante 80%. Es una tarea formidable y GLOBALG.A.P. considera que la mejor manera de cumplirla es a través del Esquema de Certificación GLOBALG.A.P. y el logotipo GGN, como también con otros esquemas de certificación. Al comprar productos certificados, los consumidores pueden apoyar a aquellos productores que han implementado prácticas responsables. Este apoyo a la acuicultura certificada sirve como mensaje para estimular al sector productor de Pangasius en Vietnam para aumentar su conciencia colectiva y adoptar prácticas responsables. Juntos podemos unir fuerzas para lograr un cambio positivo.


 

[1] VASEP

[2] SSI Blue Economy Report

[3] http://www.carrefour.com/news/carrefour-belgium-decides-to-stop-selling-pangasius