Acuicultura << volver

Carne o pescado, su elección:

Mientras la población mundial crece hacia una proyección de 9,7 mil millones en 2050, se espera que la demanda de alimentos crezca entre 59% y 98%.1 Para ayudar a visualizar esto, las Naciones Unidas (UN) estima que “se requerirá del equivalente de casi tres planetas para sustentar nuestro estilo de vida actual”2. El Objetivo 12 de Desarrollo Sostenible de la UN es: garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Por lo tanto, qué y cómo comemos será tan importante como la manera en que producimos el alimento. ¿Qué es el consumo y la producción sostenible? “El objetivo del consumo y la producción sostenible es hacer más y mejores cosas con menos recursos, incrementando las ganancias netas de bienestar de las actividades económicas mediante la reducción de la utilización de los recursos, la degradación y la contaminación durante todo el ciclo de vida, logrando al mismo tiempo una mejor calidad de vida”3. Específicamente, cuando se trata de alimentos la ONU señala que “el consumo excesivo de alimentos es perjudicial para la salud y el medio ambiente”. Cuando pensamos en consumo excesivo es típico que lo hagamos en términos de calorías, pero como seres humanos necesitamos calorías en forma de proteínas, grasas, carbohidratos al igual que vitaminas y minerales para sobrevivir.

La proteína es especialmente importante para lo formación de nuestros músculos. ¿Entonces que es un nivel de consumo responsable de proteína? Los expertos recomiendan el consumo de 0,8 gramos de proteína por kilo de peso corporal por día. Por lo tanto un hombre adulto de 80 kg debería consumir 64 gramos de proteína y una mujer adulta de 60 kg debería consumir 48 gramos de proteína por día. Sin embargo, el camino hacia el consumo sostenible de proteínas no termina ahí. Hay estudios que indican que la cantidad de proteína en una comida que el organismo puede metabolizar para formar músculo está limitado a aproximadamente 30 gramos.4

Tenemos muchas opciones como fuentes de proteína. Examinemos dos opciones: carne y pescado. ¿Es una de ellas más sostenible? ¿Una de ellas “hace más y mejor con menos” que la otra? Tomemos por ejemplo carne picada de vaca de granja y salmón del Atlántico de cría.
 
Comparación nutricional:5

Aunque la carne picada magra tiene una mayor cantidad de zinc y proteína por cada 100 gramos, un Puntaje de Aminoácidos superior a 100 como el del salmón del Atlántico (148) indica una proteína más completa y de mejor calidad comparándola con la carne picada magra con un puntaje de 67 (bajo en el aminoácido Histidina – Triptófano). El salmón del Atlántico también es más bajo en calorías, sodio, grasas saturadas y colesterol, no contiene grasas trans y es rico en ácido graso Omega 3 saludable.

¿Cómo se compara el salmón del Atlántico a la carne picada en cuanto a su producción? Examinemos algunos de los principales indicadores. Primero, cada vez tenemos mayor conocimiento del impacto negativo de los gases de efecto invernadero en las tendencias globales del clima y la biodiversidad a través de cambios en el medio ambiente, tales como la disminución del hielo polar. La huella de carbono es una medición para determinar la cantidad de los dañinos gases de efecto invernadero generados en forma directa o indirecta por un sistema de producción. “La huella de carbono se mide en kilogramos (kg) de dióxido de carbono equivalente (kgCO2e) por kg de parte comestible del producto”.6 El salmón del Atlántico tiene una huella de carbono de 3,9 y la carne una huella de carbono de 30.7 Miremos otro indicador: el alimento para animales. La cantidad de alimento necesario para aumentar el peso de un animal en 1 kilo se define por el índice llamado índice de conversión alimenticia (FCR por la sigla en inglés). El salmón del Atlántico tiene un FCR de 1,3 (kg de alimento para peces) a 1 (kg de salmón del Atlántico) y la carne tiene un FCR alrededor de 4 a 9 (kg de alimento para animales) a 1 (kg de carne).8 Por último, veamos el rendimiento comestible, lo que realmente termina en el plato menos los huesos, etc. Por peso comestible por 100 kg de alimento para animales/peces, el salmón del Atlántico rinde 61 kg de alimento y la carne entre 4 y 10 kg de alimento.9

Por lo tanto podemos ver que hay una diferencia importante entre la carne picada magra y el salmón del Atlántico, tanto en los beneficios que ofrece por el lado del consumo como en los impactos desde el lado de la producción. El salmón del Atlántico de cría es una proteína de mejor calidad, de menos calorías y proporciona una fuente saludable de ácidos grasos omega 3 además de tener una menor huella de carbono y mejor FCR (“haciendo más y mejor con menos”). ¿Cómo puede, como consumidor, estar seguro de estar tomando decisiones que favorezcan el consumo sostenible? En el caso de los pescados y mariscos de cría, lo más fácil es empezar por buscar la etiqueta GGN u otra etiqueta de acuicultura certificada en el envase. Esto indica que el producto fue elaborado utilizando prácticas responsables. En segundo lugar, calcular sus necesidades de proteínas. Lo puede hacer fácilmente siguiendo este enlace:

Aunque existen muchas opciones, consuma su cantidad diaria recomendada de proteína proveniente de fuentes de alta calidad o combine fuentes animales y vegetales para compensar cualquier deficiencia de aminoácidos. Por último, sea consciente que el consumo excesivo o el desperdicio de alimentos también tiene un efecto negativo en el medio ambiente.

 

[1] https://hbr.org/2016/04/global-demand-for-food-is-rising-can-we-meet-it

[2] http://www.un.org/sustainabledevelopment/wp-content/uploads/2016/08/16-00055L_Why-it-Matters_Goal-12_Consumption_2p.pdf p. 1

[3] http://www.un.org/sustainabledevelopment/sustainable-consumption-production/

[4] http://www.health.harvard.edu/blog/how-much-protein-do-you-need-every-day-201506188096

[5] http://nutritiondata.self.com

[6] http://globalsalmoninitiative.org/sustainability-report/

[7] Ibid

[8] Ibid

[9] Salmon Farming Industry Handbook 2015 p.14